Sociedad de Profesionales

Cuando se reúnen varios profesionales para aplicar un mayor valor a los servicios que están prestando, la primera duda que les asalta es ¿cómo lo hacemos?. Para formalizar esto, se debe conformar una sociedad. Dentro de esto hay múltiples alternativas pero la más utilizada es la “Sociedad de Profesionales”.

Considerando las características mencionadas, este tipo de sociedades para efectos de impuesto a la renta, quedan clasificados en primera instancia en segunda categoría, es decir quedan afectos al Impuesto Global Complementario que afecta a las personas y no al impuesto de primera categoría que afecta a las empresas.            

Tributariamente quedan clasificados como Sociedad de Profesionales todas aquellas sociedades que se dediquen exclusivamente a prestar servicios o asesorías profesionales por intermedio de sus socios o asociados o con la colaboración de dependientes que colabores en la prestación de estos servicios. Cabe destacar, que a estas sociedades, se les permite contratar los servicios de otros profesionales, de la misma especialidad de los socios o de otra que sea a fin o complementaria, sin que dejen de estar clasificados en la segunda categoría.

Las Sociedad de Profesionales, deben llevar contabilidad completa para poder respaldar sus ingresos y egresos, no pueden registrar gastos presuntos. La forma de operar es que la contabilidad registra los ingresos de todos los socios y los gastos de todos los socios, esto genera una utilidad global de la sociedad la cual (para efectos de cálculo de impuestos) se entiende que fueron retiradas por cada uno de los socios en su totalidad (la proporcionalidad del retiro se puede determinar en la escritura de la sociedad), de esta forma cada uno de los socios tributa por esos retiros en forma individual.

Por otro lado La Sociedad de Profesionales tienen la opción tributaria, que les entrega la ley en el inciso tercero del artículo 42 Nº 2, que consiste en declarar sus rentas de acuerdo con las normas de la Primera Categoría, sujetándose a sus disposiciones para todos los efectos de la Ley de la Renta. Lo que debe tenerse presente al momento de analizar esta opción es que ella es irreversible.

¿Cuál es la mejor opción?, la respuesta varía según el caso, pero podemos dar algunos tips para que puedan decidir.

TRIBUTACION EN SEGUNDA CATEGORÍA

  1. Ingresos: los ingresos en estas sociedades se respaldan mediante la emisión de boletas de honorarios por cada profesional, esto va con la retención si se emite a una persona jurídica o contribuyentes de primera categoría, si se emite a una persona natural la retención la paga y declara la sociedad. Esta retención del 10%, opera como PPM para el socio, es decir como abono al impuesto renta que deberá pagar en abril del año siguiente.
  2. Tributación: Las rentas obtenidas por estas sociedades se encontrarán gravadas en su totalidad con el Impuesto Global Complementario o Adicional, tributos que debe ser cumplido por los socios respectivos. Para todos los fines de su tributación, sólo se consideran las rentas “percibidas” en cada año calendario, excluyéndose las rentas u honorarios devengados hasta que ocurra su percepción o pago.
  3. Obligaciones Administrativas: Estas sociedades deben emitir boletas de honorarios, timbradas previamente por el Servicio de Impuestos Internos, por los ingresos que perciban, dejando constancia en dichos documentos de la retención de impuesto que les ha afectado, cuando corresponda. Para acreditar su renta, las sociedades de profesionales deben llevar contabilidad completa.
  4. Limitaciones: Los socios deberán tributar por la totalidad de las rentas obtenidas por la sociedad, afectándose estas con el Impuesto Global Complementario o Adicional, según sea el caso.
  1. Las sociedades de profesionales se encuentran obligadas a presentar una declaración anual de impuestos, sin embargo, ellas no tienen ninguna obligación tributaria que cumplir, por cuanto las rentas que obtienen sólo se encuentran afectas al Impuesto Global Complementario. Por lo tanto, la declaración de impuestos tiene por objetivo sólo determinar e informar la base imponible del impuesto global complementario que los socios deberán cumplir en sus declaraciones de impuestos personales, en la proporción que les correspondan en las utilidades, según el respectivo contrato social.
  2. De esta manera, al encontrarse las sociedades sin obligación tributaria, todas las retenciones y pagos provisionales mensuales generan un remanente a favor de la sociedad, el cual tiene derecho a devolución. Sin embargo, es común encontrar a las sociedades informando la puesta a disposición de estos valores en beneficios de sus socios, lo cual se materializa a través de la declaración jurada F-1837.

TRIBUTACION EN PRIMERA CATEGORÍA

Las Sociedades de Profesionales que optan por tributar de acuerdo a las normas de Primera Categoría, respecto a la sociedad y los socios, deben considerar lo siguiente:

  1. La sociedad, de acuerdo al Artículo 20 de la Ley sobre Impuesto a la Renta, puede determinar las rentas efectivas en base a contabilidad completa o simplificada, calculadas de acuerdo a los Artículos 29 al 33 de la Ley sobre Impuesto a la Renta. El Impuesto de Primera Categoría de la sociedad debe declararse en la línea 38 del Formulario 22 de Renta.
  2. Opcionalmente este tipo de contribuyentes podían tributar de acuerdo a lo establecido en el Artículo 14 bis de la Ley sobre Impuesto a la Renta, situación que solo podrá mantenerse sujeto a este sistema hasta el 12.2016, para aquellos contribuyentes que al 31.12.2014 se encuentren acogidos a este régimen de tributación del artículo 14 bis de la Ley de Impuesto a la Renta, de acuerdo a la Ley N° 20.780 de 2014.
  3. En cuanto a los socios de sociedades de profesionales, las rentas provenientes de dichas sociedades, deberán declararlas en la línea 1 a base de los retiros, si es que las sociedades para la determinación de sus rentas han llevado contabilidad completa, o en la línea 5 (las participaciones percibidas o devengadas), si es que las citadas sociedades para la determinación de sus rentas han sido autorizadas para llevar una contabilidad simplificada, ambas líneas del Formulario 22 de Renta.

 

Estos son algunos puntos que afectan a las Sociedades de Profesionales. Para decidir si conviene permanecer en este régimen o tributar en Primera categoría, hoy en día se debe tener en cuenta la Reforma Tributaria además de las características señaladas.

Esperamos que este breve artículo de un poco de luz y ayude a su toma de decisiones.

Alvaro Muñoz V.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *